gaviotas y arte II

15 Abr

Post dividido en partes – consecuencia de verborrea extrema por contención forzada y de larga duración.

Observé los distintos caracteres de cada rincón y de sus creadores: se veía revolución e ironía, interés por las personas y sus semejanzas y diferencias, trabajo con lana y textiles, diseño de máquinas y una representación de su belleza y su brutalidad, la pasión por la música, la guerra y los muros, el viaje exterior e interior, las edades y los cambios por los que pasan los humanos… Temas en los que, me imagino, ocupan a muchos de nosotros.

Este pájaro de Tory (Estados Unidos) parece llevar un mantón de manila, de ganchillo, de encaje o de punto, que puede abrigarle, decorarle o pesarle tanto que no puede volar…

Maksim tenía la esquina más cínica y crítica con la hipocresía de la sociedad actual. Mis favoritos: una pequeña figura de cerámica, un miembro de la Iglesia, quemando un condón; una serie titulada Good news, de fotos muy conocidas de la guerra de Vietnam en las que superpuso a la fotografía una capa “positiva” brusca, de contraste, colorida y con motivos navideños, flores o juguetes.

Sin embargo, creo que el que más me gusta es el que he añadido más grande al final, donde a primera vista no se puede apreciar muy bien qué es lo que “falla” en esta imagen. Mientras que en las otras dos las expresiones de los retratados y el entorno destruyen en seguida la primera impresión de “buenas noticias”, en esta tardé unos segundos en reconocer que de los hombres que parecen estar simplemente caminando por la calle, en realidad uno le está pegando un tiro al otro.


Por último, está esta instalación, tristemente muy apropiada para nuestro colegio, donde poner candados y clavos a las cosas parece ser la única medida efectiva para evitar las continuas y vergonzosas desapariciones de cosas tan sagradas como la comida o los paquetes que llegan de casa.

Øystein tenía como tema las máquinas, su utilidad, su belleza y su crueldad. Había construido una máquina impresionante, una bomba de petróleo, que intentó poner en funcionamiento sin mucho éxito desde el punto de vista práctico, pero con el efecto deseado desde el punto estético, algo que se completó cuando quemó la maqueta a la noche siguiente. Además, encontramos el diseño de una máquina para hacer círculos en los campos de maíz, y un contraste impresionante entre un bonito vehículo parecido a un barco colgado cerca de la ventana y tirado por pájaros de papel y el dibujo de un cisne sufriendo aprisionado entre las pinzas de una máquina. También me gustaron los esbozos de figuras femeninas que había hecho con un modelo real. Me explicó cómo él mismo no estaba satisfecho con todas ellas, ya que para dibujarlo bien había que sentir la atracción hacia a mujer en cuestión, para capturar bien las curvas, formas y sombras, y me enseñó los dibujos o detalles en los que lo había conseguido.

Uno de los rincones que más me ocupó fue el de Linh, nuestra segundo año de Vietnam, lleno de colores en distintos cuadros. A parte de encontrarlos preciosos desde una perspectiva visual (por supuesto), fue curioso la percepción tan distinta que había tenido yo con respecto a la motivación inicial de ella, sobre todo en el caso de este cuadro, llamado Abortion.

Sin haber leído el título, la extraterrestre me parecía guapa, alguien hacia la que sentía simpatía, y que acariciaba a su hijo y estaba pensando en él. Mientras pensaba ésto, a mi lado Linh comenzaba a describir la crítica a la sociedad que representaba, que ella odiaba a ese alien, que había dibujado lo más fea posible y que estaba usando tecnología para librarse del bebé, de un error. Todo su rincón era una crítica a los valores de la sociedad occidental actual, y yo no estaba de acuerdo para nada con muchos aspectos de ésta.

También pasé tiempo delante de esta obra, Mirror, en la que podía ver a mi segundo año de Pakistán, Naina, una chica que da mucha importancia a los valores de su sociedad y que tiene una belleza muy natural, contrastando con la otra mitad del cuadro, un conjunto de recortes entre los que se puede reconocer una cara de una modelo. Linh quería representar su crítica al concepto de belleza que predomina en el mundo occidental hoy en día, el uso de cirugía estética para cambiar nuestros cuerpos, y el olvido de la “auténtica” belleza, la que nos viene de forma natural y por nuestra cultura. Al principio la forma en la que lo dijo no me gustó, pero ahora creo que lo entiendo mejor (si es que como Leo que soy, me dejo llevar demasiado por la primera emoción que aparece). En mi opinión, la cirugía estética no es nada malo o despreciable desde un punto de vista objetivo (yo no creo que lo haría), pero entiendo a tristeza de Linh ante el hecho de que una belleza como la de Naina no cumpla los estándares de una sociedad y que algunas personas consideren necesario cambiarla o eliminarla con cirugía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: