un día de primavera

3 Mar

Ocurrió un lunes. Sí, ya sé que ya no será un post tan fresco y soleado como lo hubiera sido en su momento; la lluvia que desde ayer por la noche vuelve a meternos prisa de la kantina a casa y de la casa a la kantina, y el fiordo, que ha recuperado sus tonalidades grisáceas, muy bonitas pero nada primaverales, nos hace pensar que ese día precioso fue una ilusión inducida por la falta de sueño, el frío y el café de la kantina. Sin embargo, las fotos demuestran que efectivamente pasó, y como tengo pruebas, me gustaría compartir un evento de semejante importancia con vosotros.

Cuando hace sol, la clase después de comer se hace eterna. Casi todas las aulas tienen grandes ventanales que dan a un fiordo en el que se reflejan los rayos solares, con un agua más azul que de costumbre y quizá incluso alguna lancha motora cruzándolo, la isla llena de vegetación verde intenso en el centro. Los ventanales también pueden dar al otro lado, a la kantina roja y al centro de rehabilitación, con el tejado cubierto de hierba y un prado delante, detrás la montaña, verde también. Da igual hacia qué lado dirijas la mirada, siempre tienes la sensación que el sol es más brillante y el aire más cálido cuando estás aplicando las leyes de Mendel en clase de Biología, y quién sabe cómo será en media hora, y por una vez que ocurre semejante fenómeno, no quieres perdértelo, claro.

Cuando hemos salido de clase, agarrando la mochila y metiendo los libros lo más rápido posible, nos dejamos más tiempo para la vuelta a casa, charlando y disfrutando de la luz, el calor y el buen humor, de la misma forma que lo hacíamos en casa, en España, pero valorándolo como algo mucho más extraordinario. Antes de entrar en Denmark House, ya podía ver a los primeros “lagartijos” sacando sus apuntes de Historia, sus libros de Literatura Universal o sus libros de Arte y sentándose en el banco delante de Finland House para absorber energía y emplearla en los deberes. Katu, Meta, Romy y yo nos tuvimos que ir un poco más lejos, y tomamos el embarcadero al lado del E-Building, desparramando nuestros apuntes, botas y abrigos para el suelo, dejar volar tranquilas nuestras ganas de trabajar, que se fueron en busca de tierras más cálidas, o más frías esta vez, y nos dejamos llevar por la somnolencia, por la música o por la vista del fiordo, que parecía rodearnos por completo. Una canción muy apropiada:

Más tarde decidimos cambiarnos y correr a Flekke, una cruzada a la que me uní por mi predilección hacia las ideas espontáneas. Comimos zanahorias, concretamente mini-zanahorias, nos sentamos en los columpios delante del colegio y nos mojamos un poco el culo porque olvidamos quitar el agua, miramos el fiordo y Meta y yo probamos los pequeños triciclos en ausencia de ningún infante que podría haberlos usados con más propiedad. Conseguimos pasearnos un poco, aunque las rodillas nos impedían girar el manillar. Qué pena que la cámara siempre se olvide en los mejores momentos, ¿verdad?

Sin embargo, como dije, al menos hay pruebas del buen tiempo…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por cierto, las gafas son sólo de broma. No vamos a exgerar…

Una respuesta to “un día de primavera”

  1. José Antonio 10/03/2011 a 10:06 pm #

    ¡Hola! Bueno, simplemente me quería poner en contacto contigo, y no encuentro ningún botón al que pinchar en toda esta página, así que he decidido dejarte un comentario.😉
    He leído varias (muchas) de tus entradas y ¡vaya! Tengo que felicitarte por tu soltura al escribir y por tu capacidad para haberme hecho ver el fiordo más de una vez.
    Mmmm… la verdad es que no sé cómo hacer para hablar contigo de una forma más privada. Me da cosa dejar mi e-mail por aquí o facebook… De todas formas, algo así tendré que hacer. Bueno, sin más divagaciones, me gustaría hablar contigo sobre las becas, hacerte preguntas y todo lo que un curioso aspirante a ellas puede querer saber. Por cierto, es ist gut zu finden jemand dass Deutsch sprachen kann😉 Ja… ich spreche nur ein bisschen, und villeicht mit viele Fehler.

    De verdad me gustaría hablar contigo. Un saludo.

    Viele Grüsse, José Antonio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: