nuevas del taller vikingo

25 Sep

Creo que ya tengo cien fotos prácticamente iguales, pero cada vez que hace sol no puedo reprimirme.

Este pequeño esquema era del día anterior, que me perdí por el curso de canoa.

No sé porqué, pero siempre hay buen tiempo cuando nos vamos a nuestra actividad de construcción de barcos. El taller se inunda de una luz preciosa que invita a hacer fotos. Total, que vengo yo tan contenta con mi pequeña cámara, “klein aber fein”, que además es waterproof y shockproof y una preciosidad, y me pongo a inmortalizarlo todo, y aparece Matthew con su cámara reflex, un pedazo objetivo que más que un objetivo pegado a una cámara, es una cámara a un objetivo pegada, y el trípode, así que le dejé el hacer las fotos a él y yo me dediqué a trabajar. Hoy hemos estado midiendo el barco original y haciendo las partes de un modelo a tamaño real, que luego trasladaremos a la madera que vamos a usar. Esto lo hacemos porque tenemos que emplear madera que tenga ya determinadas curvas naturales.

Una de las sierras que usaremos

Halfdan y Matthew, dándole a la sierra eléctrica. Pronto subiré las fotos de Matthew, que son mucho mejores que las mías…

Anoche tuvimos película, como todos los viernes, con la característica especial que esta vez era una película más o menos presentable, que no me gustó especialmente, pero sobre la cual por lo menos se puede hacer una crítica constructiva. Ha sido Adiós Bafana, de Bille August, una película sobre la época del apartheid en Sudáfrica y los años que Nelson Mandela pasó en prisión. El protagonista, James Gregory (Joseph Fiennes) es un guardia de prisión que entra a trabajar en Robben Island, donde está encarcelado Nelson Mandela (Dennis Haysbert). Allí resulta tremendamente útil por sus conocimientos del idioma nativo de la zona, por lo que puede espiar a los prisioneros. Así se ve implicado indirectamente en la muerte de varios compañeros de Mandela que trabajan por la igualdad en el país y también de su hijo, a la vez que conoce mejor al líder y sus ideales, que no son tan crueles como imaginaba. Gregory sufre las amenazas de sus jefes y altos mandos de las prisiones por tratar de forma respetuosa a los encarcelados negros, la incomprensión de su familia y el dilema entre su responsabilidad para con su trabajo y los ideales que está descubriendo. Entre Mandela y Gregory se desarrolla una peculiar relación, que revela el pasado de Gregory y la amistad anterior que tuvo con un chico negro y que quiso negar durante todos esos años.

No me ha gustado especialmente la película porque me ha parecido demasiado fácil: por un lado, los personajes eran muy estereotípicos, al igual que los papeles que jugaban en la trama: la mujer, rubia y guapa, que no se preocupa de otra cosa que de sus fiestas de té, su popularidad, su salón de peluquería improvisado, su vestimenta, su casa y sus hijos; los hijos se horrorizan ante los malostratos hacia los negros, sobretodo la niña, claro está, lo que hace reflexionar al padre; el personaje principal, que cambia de opinión muy rápido después de ver las consecuencias de sus actos, pero tiene que  hacer la difícil decisión entre permanecer fiel a sus ideas o proteger su familia y defender el país.

Gregory, obedeciendo las órdenes de sus superiores, deja un recorte de un periódico en la celda de Mandela, para que éste sepa que su mujer también ha sido encarcelada.

El guión me pareció un poco previsible y demasiado dramático en ocasiones, porque provocaba incluso algunas risas entre el público que creo que no estaban en las intenciones del director. Claro que el público estaba bastante propenso a risas, más que a lágrimas, pero aún así… La rapidez con la que el protagonista cambia de opinion, el proceso tan típico por el que pasa, con todos los pasos que se pueden predecir (tienen éxito  en el trabajo, le ascienden, mientras que aumenta su mala conciencia, etc, etc). Le faltaba un poco de elegancia.

La (muy) típica familia de James Gregory: su mujer (Diane Kruger) y sus hijos. Se insinua que el hijo muere asesinado más tarde, repitiendo lo que le ocurrió al hijo de Mandela.

Antes del verano vi en el Cine Campoo, que ahora queda tan lejos, Invictus, que trata de las primeras semanas del gobierno de Mandela y del Mundial de Rugby que se jugó en Sudáfrica. No es tampoco una obra maestra, es muy de final feliz, emoción, good feelings, pero después de ver a Morgan Freeman interpretando a Mandela, me imagino que muchísimos actores en el mismo papel no se pueden comparar con él. Así es también aquí, pues aunque ambos han hecho un buen trabajo, esta vez me quedo con Freeman.

Gregory recuerda la lucha que le enseñó Bafana, su amigo de infancia.

Este fin de semana lo voy a dedicar a estudiar y dormir, para equilibrar todo el “socialising” de esta semana. Y porque necesito recuperar, para qué vamos a mentir. Esta mañana he dormido hasta la 1, y Karolina y Rinchen, con las que me quería ir de excursión a las 10, me intentaron despertar y me encontraba fatal. Así que a la 1, me las encontré delante de mi habitación con un plato de fideos precocinados, una taza de té, un bombón y una pequeña tarjeta con un “que te mejores” de parte de la habitación 102 de Denmark House: Tangut, Olga, Sharanya, Sarah, Karolina + Hero (en proceso de adopción). ¿No es maravilloso?

Ahora estoy en el E-Building, el dedicado a las Ciencias, donde Internet es mejor. Es irónico y exasperante el buen tiempo que hace, pero por lo menos Irene, mi segundo año, lo está disfrutando por mí…

Irene estudiando Historia. La verdad es que me alegro de tenerla aquí. Me ha ayudado después de la primera impresión de “¡Socorro! ¡El Bachillerato Internacional es demasiado difícil para mí!”

6 comentarios to “nuevas del taller vikingo”

  1. amilde 25/09/2010 a 4:48 pm #

    Bueno, quizá la camara de Matthew sea mejor, y quiero ver esas fotos suyas, porque me encanta veros trabajar en este sitio tan precioso, pero este azúl-fiordo que sacó la tuya difícilmente se puede superar…. Para que te concilies con el destino: aquí en Puentetoma está lloviendo, lo único que despues de tantos días de sequía y viendo lo mucho que lo agradece el campo y pensando en todas las setas que están esperando poder salir, y en los ciervos que por lo visto sólo berean si el clima es suficientemente otoñal, por todo eso, pués, casi se agradece. Y no tengo que regar, que se agradece también (Saludos de JR, de Michael, un woofer americano que ayuda a JR y es muy simpático, y del Cabañas, que ayer me preguntó por tí). Del conejo blanco que se ha comido todas las judías no te voy a saludar, porque no se lo merece…..
    Leer tu crítica me ha hecho recordar que tengo que escribir sobre la pieza de teatro de “la cuarta”, que simplemente me encantó (saludos de Asu, de Richard…) y sobre la peli que fuimos a ver (Bright Star). De tiempo ando como tú: escasez crónicamente y no hay remedio a la vista. Cuídate. Y dale saludos a Irene (que conozco personalmente) y a todos los demas que espero poder conocer en alguna ocasión….

  2. amilde 25/09/2010 a 4:50 pm #

    ¿Y te acuerdas de hacer copia de seguridad de las fotos? Que estoy dispuesta a ver los cientos y cientos de fotos del fiordo de Flekke, tarde lo que tarde……

  3. Marta 26/09/2010 a 9:29 am #

    Lea!🙂
    Estás mejor ya?
    Menudas amigas tienes, parecen de película jaja!
    Sí sí, la cámara de Matthew podrá ser muy buena, pero tú has conseguido hacer esas fotos por tí misma, sin necesidad de un objetivo del tamaño del barco que estás construyendo. Recuerda que sin una buena fotógrafa no hay cámara que valga! Yo también he visto la película esta de Joseph Fiennes y sí, demasiaaaado previsible… La idea era buena, pero no se supo acabar de llevar a cabo.
    PD: La famosa cámara es la que se ve en la foto de ‘Halfdan y Matthew’ detrás de ellos? Hum, está bien…
    Besoooooos!🙂

    Marta.

    • Danixa 26/09/2010 a 7:41 pm #

      yo también tengo una kleine aber fein cámara que me sacó mil veces de apuro y con la que pude documentar cosas , qué es en definitiva, si no sos fotógrafa lo que más interesa, no?
      Lea, no concibo que en ese lugar elijan un cine tan malooooo!!!!! me enfurece!!!! me podés averiguar quién decide las pelíuclas??? gracias!
      Te tuve un poco abandonada, por dos cosas: vino un amigo de Madrid, y porque a Balta se le rompió so ordenador y usa mi notebook todo el santo día…
      con la excusa de que ahora en octubre comienza a prepararse para rendir libre…mmmm..está disfrutando el laisser faire que no te cuento!!!!
      Bueno Lea linda… un beso desde la primavera sudamericana al fiordo finlandés!!!

  4. Luis 27/09/2010 a 3:52 pm #

    Hola Lea, soy Luis, (el amigo de Rosa que anda perdiendo teléfonos móviles por el bsoque para que los encuentre Andrea). El otro día me “presentó” Rosa tu blog y me gusta mucho. Te deseo mucha suerte en tu aventura vikinga.

  5. Mar Santos 28/09/2010 a 6:59 am #

    Hola Lea!!!!¿Qué tal ? ya se que ahora ya estas más tranquila porque al principio te parecía difícil. Me alegro mucho y disfruta de la experiencia y de los estudios. lo del barco viquingo es toda una aventura y me parece genial!! De veras que estas en Noruega ???? porque el tiempo parece tropical. je je Desde aquí te mandamos mucha fuerza y un fuerte abrazo de Inés.
    Escribeme si tienes tiempo.
    Un abrazo mar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: