Manos a la obra

10 Sep

Me contaba Irene que en Flekke, los viernes son los días en los que la gente se va pronto a la cama en vez de salir de fiesta, porque todos están exhaustos después de una semana de trabajo intenso. Pues es cierto: aquí estoy, a las diez y media ya en pijama y con la cortina cerrada. Este fin de semana necesito energía, hay un montón de cosas que hacer: además de los deberes, lo más importante es preparar nuestro número para el “first year show”, que ha sido seleccionado y que es bastante trabajo. Ya os contaré cuando lo hagamos…

Atención, no aparcar. Avisamos grúa.

Me voy a la cama cansada, pero contenta, muy contenta. Esta tarde he tenido mi primera hora de la actividad de construcción de barcos, y de verdad tengo la sensación que va a ser fantástico. Primero el lugar: tenemos un taller para nosotros, diáfano, todo hecho de madera clara y con una salida de garaje al fiordo, por la cual hoy entraba toda la luz del sol. Allí también está el barco original, un barco típico de la zona, de principios del s. XVIII, que utilizaba el sheriff para llegar de un lado para otro. Es para cuatro remeros, tiene unos seis metros de largo y se le puede poner un mástil para una vela. El “maestro carpintero” también me ha convencido. Se llama Ove Losngård y tiene bastante experiencia en el trabajo con madera y en la construcción y restauración de barcos en particular. Es tranquilo, pausado y realmente parece saber lo que hace. Mis compañeros tampoco están nada mal: son Mitch (Cánada), Matthew (Estados Unidos), Naomi (Hong Kong), Halfdan y Wiktoria (Noruega). Se os han unido muchos profesores, no sé si para la introducción o porque tienen las mismas ganas de construir un barco que yo. Hay que reconocer que es un projecto que apetece.

Hoy no había mucho que hacer: hemos sacado otro barco fuera, para hacer sitio, y observado con detenimiento el original, mientras Ove nos señalaba algunas partes importantes o características, cuyos nombres iremos aprendiendo poco a poco. En noruego, por supuesto. Al final, Ove nos hizo un pequeño boceto de cómo empezaremos, y ha sido muy emocionante ver cómo el barco aparecía poco a poco en el papel. ¡En mayo lo tendremos delante de nuestros ojos! Sólo con pensar que podremos salir a remar en nuestro propio barco antes de que acabe el curso nos hizo sonreír de oreja a oreja. Un paso más hacia convertirme en una auténtica vikinga, si no lo soy ya.

El barco original, y la luz en el taller.

Durante la Semana de Proyectos que tenemos en octubre, uno de las opciones será un taller acerca de “cortar cuellos”, una técnica de nombre bastante macabro relacionada con la construcción del barco. Si participo, me perdería la oportunidad de vivir en silencio durante una semana en un lugar de la costa, idea que también me atrae un montón. ¿Qué voy a hacer? Las elecciones son una de las cosas más duras por aquí.

También estoy contenta porque he saltado al fiordo, después de dos semanas en las que he abanonado mi ritual y he tenido la sensación de traicionarme a mí misma. Y estoy contenta porque Meta y yo hemos llevado a cabo nuestra performancia de tejer durante el foro de debate, en el auditorio. Ha sido divertido y productivo, al mismo tiempo en la longitud de la bufanda como en el aprendizaje sobre la situación actual en Irlanda y Venezuela, sus motivos y consecuencias. Muy estimulante.

Estoy contenta porque he recibido muchos comentarios, y los he visto todos cuando he abierto la bandeja de entrada de mi correo electrónico. ¡Gracias, chicas!

Me voy a dormir. Quizá no oigáis mucho de mí estos días, hay tantas cosas que hacer… Por cierto, el mismo fin de semana de nuestra actuación, tengo un curso intensivo de líder de canoa. Sólo había nueve plazas y no me hubiera ni enterado si no hubiera sido por Karolina, que me inscribió en cuanto lo vió. Eso sí que es una buena amiga…

Buenas noches. Quizá no leáis mucho de mí

3 comentarios to “Manos a la obra”

  1. Diana 10/09/2010 a 11:08 pm #

    maravilla de elección Lea!!!! qué hermosa la luz del lugar donde van a hacer el barco!!!! Un amigo mío se hizo el suyo propio con 10.000 tornillos! Pero el de ustedes suena a ser vikingos vikingos!!!
    bueno, beso…

  2. Marta 11/09/2010 a 10:02 am #

    No vamos a oír de ti!?!?! Pues que la espera sea breve porfavor!
    Estoy deseando saber cómo va la construcción del barco del mismísimo Vickie el Vikingo!
    1 beso enorme! :):)

  3. Marta 11/09/2010 a 10:13 am #

    Lea!🙂
    Hay un museo en Bygdøy (parte occidental de Oslo)dedicado exclusivamente a la construcción de barcos vikingos, por si algún día tienes la oportunidad de ir!
    Aquí te dejo el enlace!
    http://viewat.org/?i=en&id_pn=9576&sec=pn

    1 beso🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: