Sozialising

1 Ago

Aquí estoy sentada en el pasillo con dos “awesome girls”, como me han dicho que me refiera a ellas, Mende de Bután y Kanchan de Nepal. Hemos establecido aquí nuestro cibercentro, porque la conexión a internet en nuestras habitaciónes es demasiado lenta para bloggear, facebookear y skypear. A veces aprovechamos la ocasión para cantar algo en frente de la puerta de los chicos (a propósito de cambiar los roles). Estoy chupando con (mucha) reticencia un trozo de queso nepalí duro como una piedra que lleva diez minutos en mi boca y todavía no ha cambiado de forma ni de constistencia. Bueno, lo que no mata engorda. Como el té chino de Tian Ge, o el alimento desconocido que me ha dado Mende, una especie de fideos secos con un sabor relativamente inofensivo que se convertieron en una bola de fuego cuando Mende les echó una especia también desconocida.

El caso es que mientras Karolina y Kanchan mantienen respectivas conversaciones con sus ordenadores, la una en polaco y la otra en nepalí, yo no sé qué escribiros. Han pasado tantas cosas otra vez…

Antes de ayer fuimos introducidos por primera vez a la comunidad de Flekke. Ya habíamos ido antes a “flekkeshop”, para comprar chocolate por veinte coronas, champú para algunos, pringels para otros. Pero ayer por la tarde había una barbacoa y un pequeño grupo, mejor dicho un duo, que tocaba música, y muchos habitantes de Flekke, unas cincuenta personas, se habían reunido fuera, debajo de un tejadillo. Nosotros comimos el postre de nuestra cena, plátano cocido con chocolate (¿o era plátano con chocolate cocido?), cuyo mayor atractivo era observar a los demás comer, e intentar hacer algunas fotos interesantes. Cosa que por cierto he conseguido, pero no son apropiadas para un blog serio como es el mío.

Seriedad es también la prioridad de mi co-año venezolano Samuel. Una seriedad presente en todas sus… capas.  Cuando le pregunté si podía subir esta foto, me dijo “Soy un tipo desenrollado, Lea.” Menos mal que me estoy acostumbrando a su acento (en realidad dijo “desenrollado”) y ya no me tiene que repetir las cosas veinte veces y luego en inglés.

El postre.

Thale, una voluntaria noruega del Sommer Course, haciendo una foto de, no sé, los típicos niños noruegos. Pelo casi blanco, vestidos de verano, y hablando nouego.

Marhia, Kanchan y Mende, de Bután, con sus armas preparadas para tostar marshmellows.

Roza y yo, eco-artistas.

Así que estuvimos cantando algunas canciones acompañados por una guitarra, casi alrededor de un fuego… Muy típico de un campamento, lo sé.

Ayer fuimos a Dale (escrito con un punto sobre alguna de las vocales), la “gran ciudad” con un supermercado, un mini- centro-comercial, un banco y un café. Ohhh. Nos aburrimos después de veinte minutos y Roza, Karolina , Sam(uel) y yo decidimos andar los 10 kilómetros de vuelta. Llovía un poco y creo que no nos dimos cuenta de lo que son diez kilómetros. El caso es que terminamos haciendo auto-stop. Nos recogió una señora mayor muy simpática que hablaba inglés y con la que charlamos un poco. de todas formas, la gente de por aquí, ya van con el chip de UWC puesto.

Durante el tramo que caminamos, estuve hablando con Roza(na), mi compañera germano-palestina, con la que también hablo alemán. Es muy interesante pasar tiempo con ella, porque para mí (por supuesto para ella no), es contradictoria. Por un lado tiene un carácter bastante alemán. Le encanta caminar (“Nach dem Essen sollst du ruhn oder tausend Schritte tun”), es muy activa, muy directa en algunas cosas y valiente. Pero por otro lado es musulmana y tiene ideas bastante machistas, o digamos mejor ideas que comprometen la independencia de las mujeres, sobre todo en cuestión de relaciones personales. Me cae muy bien y es precioso como combina los pañuelos. El pañuelo inferior, el pañuelo superior y su ropa siempre encajan a la perfección y tarda diez segundos en atarselos.

Hoy hemos conocido un poco más la flora y el paisaje noruego (la fauna no se deja ver). Dimos un pequeño paseo, llegando a otra parte del fiordo, donde tuvimos nuestra hora boy-scout preparando un fuego y unos “panes en palos”, y luego los ya rutinarios marshmellows tostados. Mientras los demás se inclinaban más hacia lo dulce, mi “pan en un palo” se convirtió en una pizza noruega, con orégano en la masa y queso fundido dentro.

Yo preparando los palos para los panes. Fotógrafo: Ben. Hvala, Ben!

Me estoy enamorando de la chaqueta de Loyola. Seguro que el color verde manzana se agradecerá durante los crudos y blancos inviernos. Esta foto también es de Ben.

Jolines, el queso este nepalí sigue sin disolverse. Aunque ahora parece que salen pequeños trozos de una sustancia blanca (y por supuesto desconocida) del interior…

*Otro evento importante de hoy: guerra de algas contra Ben, que empezó conmigo pensando “creo que puedo meterme en el fiordo hasta las rodillas” y acabó conmigo pensando “dios mío, he conseguido tirarle a las algas”. Resultado: empate.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: